Cuidado dental en niños.

El primer paso para tener unos dientes sanos a lo largo de la vida es establecer unos buenos hábitos de higiene bucal desde niños.

Los primeros dientes

La primera dentadura, o dientes de leche, por lo general suelen brotar alrededor de los 6 meses, pero depende de caso particular. Normalmente, los incisivos inferiores son los primeros en salir.  Cuando el bebé tiene aproximadamente 18 meses emergen los primeros molares. En total, el niño llegará a tener 20 dientes de leche, 10 en cada arco.

El cepillado de los primeros dientes

Tan pronto aparezca el primer diente, se debe comenzar con el cepillado. Una buena rutina de higiene bucal desde pequeños es el primer paso para tener unos dientes sanos en el futuro. El cepillado debe realizarse dos veces al día, por la mañana y la noche. Los niños requieren de la ayuda de un adulto al momento de cepillarse los dientes hasta los 10 años de edad. Un niño pequeño no tiene todavía la habilidad manual para cepillarse los dientes adecuadamente, y no es consciente de las consecuencias que puede traer una mala higiene bucal. 

Cuando el cepillado es complicado

La mayoría de los niños se resiste a cepillarse los dientes alguna vez. Por ello, trata de crear una atmósfera amigable relacionada con la rutina de la higiene bucal; quizá una canción o un cuento hagan esta rutina más divertida. 

Irse a la cama con los dientes limpios

El niño debe irse siempre a la cama con los dientes limpios. Durante la noche, hay menos saliva en la boca, lo cual favorece que los dientes sean más vulnerables a la caries. 

En caso de accidente 

Si el niño se ha golpeado en un diente y está sangrando mucho, o si el diente está astillado, se ha arrancado o se le ha clavado en la encía, acude al odontólogo. Si se le ha caído un diente de leche nunca vuelvas a reinsertarlo. 

 

Share:

Agregue un comentario